Ropa para hacer deporte en casa

Hacer deporte en casa, nueva tendencia

Desde que empezaron los confinamientos domiciliarios allá por el mes de marzo 2020, en internet empezaron a proliferar videos tanto en YouTube como en Instagram, en los que entrenadores personales daban clases de todo tipo para hacer deporte en casa.

Desde acondicionamiento físico general hasta de zumba, pasando por pilates o yoga, todas ellas sin material de gimnasio. Esto facilitó que la gente, tanto los que estaban acostumbrados a ir a un gimnasio, o a correr, como aquellos que no hacían ejercicio, se animasen a hacer ejercicio en su casa.

 

Ropa adecuada para hacer deporte en casa

Un aspecto muy importante para practicar deporte en nuestras casas es la ropa y el calzado que utilizaremos.

Si bien podríamos hacer deporte en casa vestidos de cualquier forma, (incluso en pijama o skijama), lo mejor es vestirse adecuadamente a la actividad física que vayamos a realizar.

Para elegir la ropa adecuada, lo primero que nos tenemos que plantear es que actividad deportiva vamos a realizar, con el fin de adecuarla a los movimientos que vayamos a realizar, de forma que nos sintamos cómodos y al mismo tiempo la ropa que elijamos nos deje efectuar todos los movimientos con total libertad.

Siempre habrá que utilizar vestimenta que sea funcional y cómoda. A ser posible que sea fácil de lavar, se seque pronto y tenga buena calidad para que nos dure más tiempo. Si nos basamos en estas condiciones será fácil buscar prendas en nuestro armario que nos sirvan para realizar el ejercicio en casa.

Cuando nos vayamos a una tienda a comprar ropa para hacer deporte en casa, tendremos siempre en cuenta las premisas anteriormente citadas, además procuraremos elegirlas de buena calidad y a ser posible que tengan un buen precio.

¿Qué tipo de ropa sport elegir?

Si tenemos una bici estática, no deberíamos elegir de nuestro armario un pantalón holgado, porque podría engancharse con los pedales.

De la misma forma si elegimos una activad en la que los movimientos son básicos, las prendas no deberían ser ajustadas, porque podría impedirnos realizar algún movimiento o realizarlo de forma incompleta.

También tendremos que ver, si vamos a realizar el ejercicio en el exterior (terraza o jardín) o bien lo vamos a realizar en el interior de la casa. Además habrá que tener en cuenta si es verano o es invierno.

Si lo hacemos en invierno y en el exterior, lo mejor es vestirse por capas (una primera capa de camiseta de manga corta y pantalón de deporte corto debajo o ropa térmica, una segunda capa compuesta por una sudadera y un pantalón largo, y si hiciese mucho frío una tercera capa que podría ser un anorak o una parka). Si lloviese un buen chubasquero al que se le podría añadir un pantalón de agua.

 

Hoy en día existen gran variedad de modelos y tejidos para la ropa de sport, y que, gracias a la tecnología actual permiten transpirar y además no pesan, por ejemplo las camisetas técnicas.

Una buena elección sería una camiseta de manga corta, manga larga o incluso de tirantes. Pueden estar confeccionadas en algodón o en poliéster, algunas de ellas son muy ligeras y además transpiran muy bien, se lavan fácilmente, y si son de fibra ni siquiera habría que plancharlas. Además existen en una gran variedad de colores.

Para la parte de abajo podríamos elegir entre un pantalón corto o largo, dependiendo de nuestros gustos y de la temperatura donde hagamos la actividad física. También pueden ser de algodón o fibra sintética y en multitud de colores, con lo que seguro encontraremos el que más se ajuste a nuestras necesidades.

Pantalón corto Sport

Tener una buena apariencia nos ayuda a estar más motivados, por lo que podemos elegir ropa conjuntada. Por ejemplo un chándal compuesto por chaqueta abierta con cremallera y pantalón a juego; de esta forma también se puede aprovechar para salir a hacer ejercicio al exterior cuando haga algo más de frío.

Si hace algo menos de temperatura, podríamos elegir una sudadera, que podría ser abierta con cremallera o cerrada y llevar capucha incorporada o no, esta prenda también nos servirá para salir a ejercitarnos en el exterior, sea en una terraza, en el jardín de nuestra casa o cuando vayamos al parque o al gimnasio.

Si nuestra actividad nos hace sudar mucho, lo mejor sería elegir prendas de fibras sintéticas, que eliminan mejor la humedad y además son más ligeras.

Si el deporte que hacemos es yoga o pilates, podría venirnos bien unos buenos calcetines, los hay incluso con suela antideslizante.

Y para los pies, un buen calzado también es importante. Lo más cómodo sería llevar unas zapatillas de deporte, con buen agarre, buena ventilación y que sean anatómicas.

 

Ver ropa sport

 

Puede que te interese también leer:

El polo, historia y usos de un clásico de la moda

El pantalón vaquero, prenda resistente y de moda

¿Cómo quitar manchas de gel hidroalcohólico?

El gel hidroalcohólico, que actualmente nos aconsejan utilizar en caso de no tener posibilidad de usar agua y jabón para lavarnos las manos, es un producto bactericida y desinfectante.

Se cree que lo inventó en el año 1966 una estudiante de enfermería Guadalupe Hernández, aunque a pesar de investigarlo por diferentes medios (como The Washington Post, o Los Angeles Times e incluso The Museum of American History), esta información no ha podido ser contrastada.

 

¿Para qué se emplea el gel hidroalcohólico?

Al tratarse de un producto con poderes bactericidas y desinfectantes se usa principalmente para evitar que los gérmenes se propaguen. El componente mayoritario es el alcohol desnaturalizado con porcentajes que oscilan entre un 60% y un 85%, aunque habitualmente el porcentaje que nos encontraremos será del 70%.

Como el alcohol mata el 99% de las bacterias, pero no tiene eficacia frente a las esporas de las bacterias anaerobias, se le añaden otros componentes, como el agua oxigenada  que son eficaces contra las esporas, también es magnífico para atacar a los virus y a los hongos, y, además lo hace de forma muy rápida.

Por todo lo dicho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CCPEEU) recomiendan el uso del gel para matar la mayoría de las bacterias, cuando no sea posible utilizar el agua y el jabón para lavarnos las manos.

gel hidroalcoholico

¿Cómo debemos utilizarlo?

Echar en la palma de la mano la cantidad de gel necesaria para impregnar la superficie de las 2 manos.

Nos frotaremos las  manos entre sí y luego por todos los dedos, hasta que este seco.

 

¿Qué composición lleva el gel hidroalcohólico?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una guía de los componentes que tiene que llevar y lo ha hecho utilizando aquellos productos químicos que ya existían en la mayoría de países.

Actualmente lo fabrican muchos laboratorios, añadiéndole diversos productos además de los ya citados, entre ellos, algunos geles llevan clorhexidina.

No es recomendable fabricarlo en casa, porque al llevar alcohol, es un producto altamente inflamable, incluso puede estar ardiendo y no verse las llamas por lo que no es aconsejable que se encuentre cerca de un foco de calor, o cerca de cualquier elemento combustible.

Al llevar alcohol, es un producto que si se usa a menudo, reseca bastante la piel, por lo que es aconsejable utilizar crema hidratante con asiduidad.

 

¿Qué es la clorhexidina?

La clorhexidina es un producto que se usa para evitar que las bacterias se reproduzcan, por lo que es un buen antiséptico que se utiliza normalmente para lavar las heridas, haciéndolo además sin causar daños en la herida donde se utiliza.

La utilizan mucho los odontólogos para prevenir infecciones en cualquier tipo de intervención quirúrgica y también en caso como la gingivitis o la periodontitis.

Para utilizarla hay que hacerlo diluyéndola; se utilizan porcentajes que van desde el 0.2%, 0.12% y 0.10%.

La podemos encontrar en muchos formatos, como sprays, cremas, pasta de dientes e incluso en forma de colutorio dental, éste último para utilizarlo después del lavado de dientes en enjuagues de 15 ml manteniéndolo en la boca al menos 30 segundos; no se debe utilizar más de 14 días seguidos sin prescripción de un odontólogo; su efecto en nuestra boca durara unas 8 horas.

 

¿Cómo quitar manchas de gel hidroalcohólico?

Este componente, la clorhexidina, sí puede manchar la ropa. Para quitar las manchas de gel hidroalcohólico que lleven clorhexidina, tendremos que lavar la ropa con oxígeno hiperactivado, con perborato (percarbonato) o con agua oxigenada.

Esto se puede encontrar en bolsitas, como agente blanqueador en tiendas especializadas y algunos supermercados.

También otra opción es darle con un producto que este hidrogenado con agua muy caliente, con eso se conseguirá que la mancha casi no se vea, aunque no desaparecerá totalmente.

Ver ropa contra el covid-19

 

 

Puede que te interese leer:

Quitar manchas de clorhexidina en ropa

Protección y ropa con el covid-19

Cómo desinfectar la casa por el virus Covid-19

 

Prendas de un solo uso: Ropa de trabajo desechable

Ventajas y precauciones a tener en cuenta con la ropa de trabajo desechable

En los tiempos de la economía circular parece que las prendas de protección para el trabajo desechables como monos, batas, delantales, guantes o mascarillas no estarían alineadas con las políticas actuales, pero esto solo es a simple vista.

 

Hay algunas opiniones que no son ciertas como:

Son una moda reciente: La verdad es que su uso se remonta a principios del siglo pasado y hoy en día es un mercado muy grande, un estudio reciente realizado por le empresa Allied Market Research prevé que el consumo de prendas de un solo uso a nivel mundial y para todo tipo de aplicaciones pase de los 2.800 millones de dólares estimados en el 2018 hasta más de 4.600 millones de dólares en 2026, con una tasa de crecimiento del 6,8%. Sin duda no es una moda.

 

Con su uso se crea un problema medioambiental: Hoy en día las prendas se confeccionan con materiales reciclables, como los polímeros polietileno, polipropileno, poliéster u otros que tras uso se transforman para darles de nuevo una aplicación, por lo que el aspecto medio ambiental no es un factor que afecte negativamente.

 

Con el tiempo son más caras que las prendas convencionales: Depende de las aplicaciones, pero a la hora de comparar hay que sumar el coste de los lavados, desinfecciones, inspecciones etc. que hay que llevar a cabo con las prendas convencionales. Siempre hay que considerar todos los aspectos.

 

Aplicaciones donde son claramente recomendables:

Trabajos de especial dificultad en el lavado: Pintura, jardinería, productos con grasa, polvo muy fino etc. En estos casos es mucho más fácil utilizar prendas de un solo uso que conseguir un lavado aceptable.

Trabajos relacionados con enfermedades infecciosas o substancias venenosas: Laboratorios, fábricas de productos químicos, hospitales, manipulación de pesticidas. Aquí el objetivo es asegurar que el lavado elimina las baterías y virus al 100 %, o los productos químicos, lo cual es muy difícil de asegurar, mientras que las prendas de un solo uso, lo garantizan.

Utilización puntual: Visitas a fábricas, clínicas de belleza, masajistas. Se utiliza una prenda nueva para cada persona y tras su uso se elimina. Su coste es muy inferior a prendas de protección convencionales y además la percepción de seguridad es mayor.

Mascarilla homologada FFP2 KN95 Blanco Única

Para todos estos trabajos las ventajas de las prendas desechables son evidentes:

  • Sin peligro de esparcir la contaminación con la ropa usada
  • Sin el coste del lavado de la prenda, salas dobles para cambiarse de ropa etc.
  • Con la garantía de utilizar siempre una prenda inocua

 

Características que tienen las prendas desechables:

Fiabilidad: Las prendas deben ser fiables en todo momento dado que una rotura podría hacer perder toda su utilidad. Esto es más difícil de garantizar con las prendas habituales convencionales al sufrir el normal deterioro con el uso y los lavados.

Precio atractivo: Su precio unitario es muchas veces inferior al de las prendas convencionales  y cuando se suma al coste de compra, el coste de los lavados, en la mayor parte de las aplicaciones sale rentable utilizar prendas desechables.

Comodidad: El diseño suelto y holgado de las prendas las hace cómodas tanto de poner encima de la ropa habitual como durante el trabajo, además los avances en los tejidos que se usan, permiten que sean transpirables en la mayor parte de las aplicaciones, evitando la sensación de calor que se producía con los primeros materiales plásticos empleados.

Por último son mucho más ligeros y cómodos de poner o quitar.

Bata desechable impermeable TNT

Preguntas frecuentes sobre la ropa de trabajo desechable:

¿Se puede reutilizar una prenda desechable?

En condiciones normales, la respuesta es no. Sin embargo en caso de necesidad, recientemente hemos vivido una rotura de la cadena de suministro por exceso de demanda con la pandemia de Covid-19, se puede considerar el riesgo de hacerlo.

Lógicamente si no tiene roturas y las cremalleras cierran bien, se podría hacer extremando el cuidado.

 

¿Lavar es lo mismo que desinfectar?

No necesariamente. Por lavar se entiende eliminar la suciedad, mientras que por desinfectar se entiende eliminar o matar los elementos patógenos bien por medios químicos o físicos. Siempre se debe seguir las recomendaciones del fabricante del tejido.

 

¿Se tiene que tomar alguna precaución para desinfectar una prenda?

Sí, a veces la desinfección puede ser peligrosa si no se tiene en cuenta las características de los productos o técnicas que se usen, a modo de ejemplo se recomienda:

  • Usar guantes, siempre se puede estar en contacto con el contaminante.
  • Inspeccionar la prenda detenidamente sobre una superficie lisa para detectar roturas o agujeros.
  • Confirmar que las cremalleras cierran correctamente y que no hay fisuras.
  • Confirmar que los elásticos de las mangas o de las calzas siguen flexibles.
  • Ver las condiciones de uso de lejías, alcohol, detergentes etc. antes de aplicarlos, muchísimo cuidado con mezclar productos ya que pueden reaccionar entre sí.

 

 

Para saber más:

www.epa.gov

www.echa.europa.eu

http://www.inrs.fr/

https://www.service-public.fr/

https://www.dguv.de/

https://www.osha.gov/

 

 

Puede que te interese leer:

Protección y ropa con el covid-19

El consumo de EPIS con el Covid-19

Mascarillas, tipos, y preguntas frecuentes

Protección y ropa con el covid-19

Desde que el covid llegó a nuestras vidas, tanto en la vida diaria como en el trabajo hemos tenido que cambiar nuestros hábitos y costumbres para protegernos contra el coronavirus.

Ya nos estamos acostumbrando a ver cuando llegamos a una oficina o local, que los trabajadores nos escuchan a través de una mampara de metacrilato.

En las farmacias o comercios, se suele ver una línea en el suelo que no la debemos pasar para que nos atiendan, y los dependientes nos atienden con mascarilla y/o pantalla facial.

En los supermercados vemos que tienen el aforo reducido y por supuesto las cajeras están tras una pantalla transparente y con mascarilla.

En los gimnasios, aparte de reducción de aforos, vemos que es obligatorio llevar la mascarilla tanto para hacer deporte como en los vestuarios e instalaciones.

Las normas más básicas y eficaces son lavarse bien las manos, o en su defecto usar gel hidroalcohólico, usar la mascarilla en todo momento, y, por supuesto guardar la distancia de seguridad interpersonal.

mascarilla

En casi todos los locales y comercios vemos que hay aforo reducido y gel hidroalcohólico para que el público lo utilice a la entrada y a la salida. Además en muchos locales mantienen puertas y ventanas abiertas para ventilar con mayor rapidez incluso en invierno.

En lo personal, cuando vamos por la calle basta con llevar mascarilla y por supuesto guardar la distancia con otras personas.

En el trabajo, dependiendo del sector en el que trabajemos, además del uniforme de trabajo adecuado deberemos aumentar la protección en función del grado de exposición que tengamos.

Por ejemplo en el sector sanitario, el grado de protección dependerá si se trabaja con enfermos de covid-19 o infecciosos, o bien, estar con el resto de pacientes.

Si se trabaja con pacientes infecciosos o con covid-19, los sanitarios deberán llevar equipos que les cubran desde la cabeza a los pies, mascarilla ffp2, pantalla facial, gafas de montura integral y por supuesto gorros. También es obligatorio el uso de monos desechables, guantes, manguitos y patucos en los pies para extremar las precauciones.

 

Ropa protectora para cabeza y manos:

Gorro cirujano

*Gorros tipo cirujano para proteger el cabello, que podrán ser cerrados mediante tiras o gomas, según se tenga el pelo largo o corto.

*Mascarilla, que dependiendo de las necesidades de cada uno pueden ser higiénicas, quirúrgicas, ffp2, y en algunas profesiones mascarillas ffp3.

*Pantallas faciales, suelen ser de plástico transparente y cubren todo el rostro. Se colocarán encima de la mascarilla y de las gafas. Se usan como protección de salpicaduras y de fluidos.

*Gafas de protección, las hay integrales que tapan completamente la zona de la vista, o abiertas que solo protegen los ojos.

*Guantes de nitrilo o de examen. Son desechables, con ellos evitaremos el contacto directo de nuestros dedos con cualquier superficie. Una vez utilizados deben de ser desechados y deberemos lavarnos las manos cuando nos los quitemos con el fin de minimizar los riesgos.

*Manguitos para ponérselos sobre las mangas de nuestra ropa si fuese necesaria esa protección.

 

Ropa protectora para cuerpo:

bata sanidad

*Batas, que dependiendo de los riesgos a los que se enfrente el trabajador pueden ser desechables (de un solo uso o que permita varios lavados) o bien de tejido de algodón o de poliéster.

*Buzos o monos, para cubrir todo el cuerpo, y que según sean las necesidades, pueden ser desechables o de algodón o poliéster.

*Calzado, debería ser cómodo, anatómico y que mantenga de forma confortable nuestros pies. Además debe ser anti deslizante y tendrá que estar homologado. Dependiendo del sector de trabajo, podrán ser zapatos o botas y tener distintos tipos de protección S1, S2 o S3. Podrán necesitar puntera reforzada para evitar cortes o que penetren líquidos.

*Patucos para colocarlos encima del calzado, cuando se accede a alga zona donde se necesite una mayor protección, fundamentalmente en área sanitaria.

 

Ver ropa contra el covid-19

 

 

Puede que te interese leer:

Cómo desinfectar la casa por el virus Covid-19

El consumo de EPIS con el Covid-19

Mascarillas, tipos, y preguntas frecuentes

Prendas de un solo uso: Ropa de trabajo desechable

¿Cuál es la ropa más adecuada para repartidores?

En Ropa Laboral Onzor contamos con vestuario laboral especializado para las necesidades de los trabajadores en logística y transporte. En nuestra tienda online de ropa de trabajo tenemos ropa para transportistas, repartidores y mozos de almacén.

En los tiempos que corren, las entregas y repartos crecen como la espuma. El alza de las compras por internet y las restricciones de movilidad han sido la clave.

Cada vez más usamos las compras online para pedir comida a domicilio, comprar ciertos productos o incluso la compra del supermercado.

Los repartidores o mensajeros además de repartir en camiones o furgonetas, ahora también hacen las entregas en bicicleta o moto.

El uniforme de trabajo debe ser cómodo y práctico, hablamos de mozos de almacén, conductores y transportistas que pasan muchas horas moviéndose, van con prisa y exponiéndose a las condiciones meteorológicas.

 

Uniformes para repartidores

Funcional y seguro

El mensajero debe ser ágil y eficaz en su trabajo pero a la vez debe estar protegido. La seguridad de ir correctamente protegido es importante para que el trabajador lleve a cabo sus funciones correctamente.

Hablamos de ropa de trabajo industrial, donde encontramos prendas prácticas y funcionales como pantalones multi bolsillos o chaleco multi bolsillos.

El calzado no es menos importante, al estar en un entorno en el que le puede caer una caja en el pie, debemos proteger al empleado con calzado de seguridad. Los zapatos o botas con puntera reforzada y antideslizantes evitarán posibles accidentes.

pantalón multibolsilloChaleco multibolsillos Printer

Condiciones meteorológicas

La temperatura juega un papel importante en la elección de la ropa, los repartidores están expuestos casi toda su jornada a pie de calle. Sobre todo para aquellos que hacen repartos en moto o en bicicleta.

En invierno, los repartidores deben llevar ropa de abrigo para protegerse del frío como softshells, forros polares o anoraks. Es muy recomendable llevar por debajo ropa interior térmica.

Además para la lluvia tendremos que valorar la opción de chubasquero o ropa de trabajo impermeable.

Para los meses más calurosos o en verano, puede ser suficiente con llevar un polo o camiseta de manga corta y unos pantalones transpirables, por ejemplo tipo trekking.

Abrigo Munich Traje de agua impermeable TAI

Personalización de uniformes

Además de vestir y proteger a los empleados, un uniforme personalizado, con nuestros colores y nuestro logo visible, consigue que nuestra imagen se vea mucho más profesional. Además sirve de diferenciación ante el resto de competencia.

En Ropa Laboral Onzor podemos ofrecerle ropa de trabajo personalizada, incluyendo bordados o serigrafía en sus prendas con el logo o nombre de su empresa.

 

Accesorios y complementos

Además del casco (obligatorio en moto) y muy recomendable para el reparto en bicicleta, hay más accesorios que complementaran el uniforme.

Guantes: Si no son de moto reforzados, al menos que sean guantes polares, mantener calientes las manos es importante cuando hace frío y se manipula mercancía.

Gorra o visera: En especial los días soleados, ayudan a proteger la vista del sol y además es un buen lugar para poner nuestro logo de empresa.

Gafas: Para proteger la vista, unas simples gafas de sol nunca vienen mal independientemente del vehículo en el que se reparta.

Faja lumbar: Para prevenir dolores de espalada, la función principal de la faja lumbar es actuar sobre la zona lumbar y la parte baja de la espalda a través de la compresión.

 

Puede que te interese leer:

¿Qué son los EPIS?

Autorización carga y descarga en Madrid

Cómo lavar una chaqueta o chaleco acolchado

 

Historia de Confecciones Zorrilla

Historia de Confecciones Zorrilla

En este caso os contamos la historia de Confecciones Zorrilla, que refleja, en cierto modo, la historia de Madrid de hace más de un siglo. El motivo de este artículo es la reciente adjudicación de la Placa de Comerio Centenario otorgada por el Ayuntamiento de Madrid.

Os dejamos los orígenes de la tienda y esperamos que os guste.

 

Madrid 1870

Todo empezó un 16 de noviembre de 1870, Benigno Cano abre un comercio de tejidos en la calle Toledo, así bautizada por ser ésta la vía de conexión entre la capital y esta ciudad. El negocio se encontraba muy próximo a la Plaza Mayor, zona que aglutinaba un gran número de tiendas del sector textil; era lo habitual en la época: los comercios de un mismo gremio solían situarse cerca unos de otros.

c toledo desde tienda 1890
Calle Toledo 1890

También se encuentra situado muy cerca de la Real Colegiata de San Isidro, solar en el que anteriormente  estuvo situada la vivienda del Patrón de Madrid, San Isidro y de su esposa, Santa María de la Cabeza.

 

Calle Toledo 1890

Después del primer dueño le sucedería en 1917 su hija, Valentina Cano, y, doce años más tarde, su nieto José Mena Cano.

Junto a José, en aquellos años, trabajaba su primo, Epifanio Zorrilla Cano, que sería el referente de la saga que terminaría dando nombre definitivo al comercio. Confecciones Zorrilla.

noticia abc
ABC 16 oct 1.943 Epifanio Zorrilla pone a la venta tejidos de algodón técnicamente único, así denominado por sus especiales características.

En sus orígenes como establecimiento familiar, toda la familia vivía en el mismo edificio, la oficina estaba ubicada en el primer piso, la vivienda en el segundo y la tienda en la planta que daba a la calle.

Ya por los años treinta, la tienda vendía tela por metros. Más adelante se pasó a despachar también sábanas y manteles ya confeccionados.

Confecciones Zorrilla 1945
Confecciones Zorrilla 1945

Confecciones Zorrilla 1945

Como anécdota curiosa, durante la guerra y la posguerra era habitual que algunos clientes de las afueras compraran telas y ropa a trueque, por ejemplo a cambio de animales, (sobre todo corderos y cabritos) u otros enseres.

También, por los años cuarenta se podía vender «a fiao»; la tienda tenía un registro en el que se apuntaban las deudas de los clientes a los que se fiaba y que las saldaban cuando así les convenía.

Con el crecimiento de fábricas y de la población en general de Madrid, se dejó de despachar la ropa de hogar, y ya en los años sesenta, se sustituye por ropa de mujer y de hombre, sobre todo moda de caballero (camisas, pantalones, camisetas, pijamas, etc.) y, como especialidad, ropa de trabajo.

Tienda 1953 001 v 1 esquina del fondo
Confecciones Zorrilla 1953

A día de hoy, Confecciones Zorrilla mantiene el mismo espíritu de las últimas décadas: se sigue conservando el mostrador original de madera, la cuarta generación sigue activa con la tienda.

 

Confecciones Zorrilla en la actualidad.

La tienda física sigue en el mismo sitio que en 1870, ahora centrada en la moda de caballero y ropa de trabajo (vestuario laboral para cualquier tipo de empresas) uniformes para todos los sectores:  hostelería, sanidad, industria… que les ha hecho ser bien conocidos en este rincón más que centenario del centro de Madrid, y son los bisnietos del primer Zorrilla quienes dirigen el negocio.

La tienda fue objeto de una visita de Telemadrid, debido a su especial ubicación en el Madrid de los Austrias y su perfil centenario:

La tienda física se complementa con la tienda online a través de www.ropalaboralonzor.com, realizando envíos a todo el territorio español, también se pueden seguir las novedades a través de las redes sociales:

A principios del 2020 le fue otorgada la Placa de Comercio Centenario, entrañable homenaje con el que el Ayuntamiento de Madrid distingue a sus comercios centenarios, que quedan de esta manera integrados en el patrimonio histórico y cultural de la ciudad.

Placa confecciones zorrilla
Placa Comercio Centenario

 

Te puede interesar leer:

Historia del vestuario laboral

Cómo desinfectar la casa por el virus Covid-19

Cómo desinfectar la casa por el virus Covid-19

 

El Colegio de Enfermería indica que debe hacerse si en nuestra casa hay un positivo en Covid-19, para proteger al resto de miembros que conviven en la misma vivienda.

Se recomienda que el contagiado esté aislado en una habitación muy bien ventilada, con la puerta cerrada y no use las zonas comunes en el hogar.

Si tiene que abandonar la habitación por cualquier motivo, deberá mantenerse a 2 metros de distancia del resto de las personas que convivan con él y usar mascarilla.

Para limpiar toda la vivienda lo mejor es utilizar una mezcla de lejía doméstica y agua. Utilizaremos 20 cl de lejía (un vaso aproximadamente) por 80 cl de agua para conseguir 1 litro de mezcla. Es decir, un 20% de lejía y un 80% de agua.

Habrá que hacer especial hincapié en las estancias donde se encuentre el contagiado, utilizando todo el material que sea posible desechable (bayeta, guantes etc.).

No hay que olvidarse de los pomos de cualquier armario, puerta o interruptores de la luz; así mismo desinfectaremos todos los elementos que sean susceptibles de ser tocados como grifos, la ducha, el baño, el inodoro, la televisión, los móviles, el teclado de los ordenadores, la nevera, etc.

bata impermeable

¿Qué hay que hacer para efectuar una buena limpieza y una desinfección correctas?

Siempre utilizar guantes, lo ideal sería usar los desechables y tirarlos cuando acabemos de limpiar, si los tenemos que volver a usar, deberemos dejarlos sólo para esa misión.

Después de quitarnos los guantes hay que lavarse las manos con agua y jabón al menos durante 20 segundos.

 

Desinfectar aparatos electrónicos

Lo ideal sería que tuviesen una funda que se pudiera limpiar con un paño o toallitas humedecidas, caso de no tener fundas, habrá que seguir las indicaciones de los fabricantes para la utilización de productos desinfectantes que no los estropeen.

En cualquier caso se podría limpiar con un paño humedecido con una base de alcohol con al menos un 70% de alcohol, luego habrá que secar bien todas la superficie.

gel hidroalcoholico

Desinfectar superficies duras no porosas

Para desinfectar cualquier superficie, lo primero es lavarlas con agua y jabón y luego utilizar un desinfectante, en general servirá cualquiera de los utilizados para la limpieza del hogar, además se podrán utilizar los registrados en la lista de productos que han sido aprobados por la EPA (Agencia de protección ambiental de EEUU) para luchar contra el Covid-19.

Es muy importante seguir las normas al pie de la letra que los fabricantes indican en todos y cada uno de los productos autorizados. En la etiqueta aparecerá indicado las concentraciones, los tiempos y la forma de utilización de cada producto.

También podremos utilizar una mezcla de lejía doméstica diluida para el hogar. Por supuesto siguiendo siempre las indicaciones de fábrica y ventilando muy bien después la estancia. No hay que olvidarse de mirar la fecha de caducidad y además no mezclar nunca la lejía, con amoniaco, agua oxigenada…o con cualquier otro producto utilizado para limpiar.

 

Desinfectar superficies blandas porosas

Habrá que limpiarlas con cualquiera de los productos que utilicemos normalmente para su limpieza, utilizando agua muy caliente (si es apta para esa superficie) y después secarlos totalmente.

En caso de que las superficie porosa no admita el agua a gran temperatura, utilizaremos cualquiera de los desinfectantes aprobados por la EPA en la lucha contra el Covid-19 y que sean válidos para la superficie que queremos limpiar.

guantes

Lavado de la ropa

Usaremos guantes si manejamos ropa sucia de pacientes de Covid-19 y los desecharemos al acabar.

La ropa para lavar no hay que sacudirla, así evitaremos que los virus se dispersen por la habitación.

Se puede lavar toda la ropa junta, tanto de los pacientes como del resto de los que convivan con él, siempre que sea agua tan caliente como permitan las indicaciones de la etiqueta de la ropa; después secarla totalmente.

Si dejamos la ropa en algún sitio antes de meterla en la lavadora, sería conveniente separar la ropa del enfermo y protegerla dentro de una bolsa de plástico hasta que se vaya a lavar.

 

 

Te puede interesar leer:

El consumo de EPIS con el Covid-19

Protección y ropa con el covid-19

¿Cómo quitar manchas de gel hidroalcohólico?

El consumo de EPIS con el Covid-19

El consumo de EPIS con el Covid-19

 

El mercado de EPIS (Equipos de protección individual) está muy ligado a la actividad industrial, sin embargo con la reciente pandemia de coronavirus las necesidades se han desbordado, la cadena de suministro se ha roto y el mercado se ha quedado parcialmente desabastecido.

 

Según un estudio de la BBC fechado en abril de 2020 y referente solo al mercado británico se ha pasado de distribuir 170 millones de unidades de EPI para el ministerio de sanidad, a más de 1000 millones en un periodo muy corto de dos meses, y aun así es insuficiente.

 

El mencionado estudio da algunas cifras de esos dos meses: 132 millones de mascarillas, 145 millones de delantales, 470 millones de pares de guantes…

 

Con la crisis se ha aumentado considerablemente el número de personas que utilizan EPIS, ya no solo profesionales sino también voluntarios, e incluso la población en general.

sanitario

 

Los productos más demandados de epis coronavirus son:

Mascarillas quirúrgicas

Se usan en los quirófanos por sanitarios, previenen de la transmisión de salpicaduras de fluidos y/o sangre. Protegen más al resto de personas que al portador.

 

Mascarillas filtrantes o autofiltrantes

Tienen un filtro de micropartículas gracias al cual pueden proteger “de fuera hacia dentro” en distintos grados. Protegen al usuario frente a la inhalación de contaminantes ambientales. No protegen frente a gases o vapores. Se clasifican en base a su rendimiento en:

– FFP1 (filtro de partículas tipo P1): tienen una eficacia de filtración mínima del 78% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. Suelen emplearse frente a partículas de material inerte.

– FFP2 (filtro de partículas tipo P2): tienen una eficacia de filtración mínima del 92% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Se utilizan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad.

– FFP3 (filtro de partículas tipo P3): tienen una eficacia de filtración mínima del 98% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 2%. Se utilizan frente a aerosoles de alta toxicidad.

Pueden tener o no una válvula de exhalación para reducir la humedad dentro de la mascarilla.

 

Pantallas protectoras faciales

Máscara facial para prevenir contagios por salpicaduras, permitiendo una buena visión. Protege ojos, boca y nariz.

 

Guantes

-Guantes de nitrilo.

-Guantes de látex.

guantes

Parte del problema es que la mayor parte de la fabricación se realiza en China, y más concretamente en la provincia de Hubei donde se localizó el origen de la pandemia, con lo que las fábricas cerraron por un tiempo.

 

Otro factor importante es que la demanda se ha multiplicado en todo el mundo casi a la vez con lo que se ha establecido una competencia entre compradores que incluso ha movido gestiones diplomáticas.

 

Esta crisis en la cadena de suministros ha permitido un interesante flujo de EPIS entre países según sus disponibilidades, así Francia ha donado 1 millón de mascarillas a Italia, mientras que Austria, Alemania y Luxemburgo ha admitidos pacientes de Francia. La República Checa envió 10.000 trajes de protección y respiradores a Italia o Letonia que envió cerca de medio millón de mascarillas a Estonia.

 

Según un reciente estudio realizado en marzo 2020 en India, el mercado de EPIS seguirá creciendo a un 7,3%  hasta alcanzar 85.720 millones de dólares como cifra global de las categorías de protección (cabeza, cara y ojos, oídos, trajes de protección, equipos de protección respiratoria, equipos anti caída, ropa de alta visibilidad y calzado de seguridad).

Otros muchos estudios de mercado, incluso sin el impacto del coronavirus, prevén un crecimiento constante según el estudio de Grand View Research.

 

Sin duda las cifras actuales se tendrán que reconsiderar, los países deberán potenciar la fabricación interna a través de empresas especializadas en EPIS nacionales para prevenir episodios como los actuales.

 

En esta línea, ya hay fabricantes que están lanzando nuevas líneas de productos y aumentando su producción de EPIS contra los virus, estás pueden ser la tendencia para los próximos meses.

 

Puede que le interese leer:

Mascarillas, tipos, y preguntas frecuentes

¿Qué tipo de guantes de protección necesito?

Cómo desinfectar la casa por el virus Covid-19

 

Para saber más:

 

Normativa y clases de protección en alta visibilidad

Normativa y clases de protección en alta visibilidad

La ropa de alta visibilidad pertenece a la categoría II de EPIS (equipos de protección individual) está regulada por la norma EN ISO 20471, y NTP 718.

En estas normas se indican las directrices que deben cumplir la ropa de alta visibilidad, dando indicaciones tanto del material a utilizar, sea fluorescente, o sea retro reflectante, o un combinado de ambos.

El color que permite la normativa es el rojo, el rojo anaranjado y el amarillo.

 

La ropa de alta visibilidad está pensada para poder proteger a cualquier persona que trabaje en entornos exteriores o en entornos interiores de baja visibilidad.

https://ropalaboralonzor.com/58-reflectantes-industrial

Estaría dentro de la ropa de trabajo para el sector industrial principalmente. Aunque no es solo para trabajar, por ejemplo los chalecos reflectantes que llevamos en el coche tienen esa función.

Existe todo tipo de ropa reflectante, desde chalecos, chaquetas, pantalones, zapatillas…

El objetivo es que puedan ser vistos y puedan así evitar ser atropellados por máquinas, coches o aviones y evitando que peligre su integridad física.

El material de fondo de las prendas, que obviamente tiene que ser muy visible, puede ser de cualquier material fluorescente. Al ser fluorescente la luz que envía es mayor que la que le llega, por lo que el trabajador sería visible incluso a plena luz del día; valdría en cualquier color de los autorizados que dé una alta visibilidad.

Pueden usarse también los materiales retro reflectores, este material refleja toda la luz que le llega, o utilizar una combinación de ambos tipos de material.

En cualquier caso las prendas deben estar confeccionadas con un material con superficie fluorescente y llevar además un material reflectante para que sean bien visibles, y cumplir con cualquiera de los 3 tipos de protección que exige la norma EN ISO 20471.

Cuando vayamos a comprar una prenda de alta visibilidad, lo primero será saber cuál es la que se necesita para el entorno en el que vayamos a trabajar.

La norma antes citada clasifica la ropa de alta visibilidad atendiendo a los niveles de protección que ofrezcan.

forro-polar-alta-visibilidad

Clases de protección en alta visibilidad:

Clase 1:

La de menor protección, y por lo tanto se utilizará cuando el riesgo de no ser visto es mínimo. Esta es la que habrá que elegir si se trabaja en vías privadas como en un aparcamiento, dentro de un garaje, o en algún almacén donde se usen carretillas o maquinarias para movilizar mercancías, o si trabajamos pavimentando aceras por ejemplo.

También las usaremos debajo de otra prenda que tenga un mayor grado de protección.

Estas prendas deben llevar como mínimo 0,14 m2 de material fluorescente de fondo y 0,10 m2 de material retro reflector (lo que equivaldría a una banda reflectante de 5 cm de ancho y 2 metros de largo).

 

Clase 2:

Diseñadas para proteger un grado intermedio de riesgo, por ejemplo si nuestro trabajo se desarrolla en carreteras que no superen la velocidad de 80 kilómetros por hora, o trabajamos dentro del entorno de un aeropuerto, o circulamos en furgonetas o camiones de reparto de mercancías.

También será la que elegiremos caso de trabajar dentro de un puerto, en el ferrocarril o dentro de barcos, si trabajamos en mantenimiento de maquinaria o en las cajas de los peajes de las autovías; o si simplemente trabajamos en exteriores con entorno de baja visibilidad.

Estas prendas deberán llevar un mínimo de material fluorescente de fondo de 0,50 m2 y un mínimo de 0,13 m2 de material retro reflector (lo que equivaldrá a incorporar una banda reflectante de 2,60 metros de larga y de 5 centímetros de ancho).

 

Clase 3:

Son las prendas con el grado de protección más alto, por ejemplo la deberemos llevar si trabajamos en entornos exteriores de muy baja o nula visibilidad.

Como por ejemplo para aquellos que trabajan en autovías, o en vías de circulación donde la velocidad alcance más de 80 kilómetros por hora.

También es la que deberán llevar los que se dediquen al gremio de la construcción y cargas pesadas, así como los del sector de emergencias, grúas de carretera, bomberos, policía, etc.

Estas prendas tienen que llevar un mínimo de 0,80 m2 de material fluorescente de fondo y 0,20 m2 de material retro reflector (lo que equivaldría a 4 metros de bandas reflectoras y de 5 centímetros de ancho).

 

Te puede interesar leer:

¿Qué son los EPIS?

Normas ISO para calzado seguridad

Cómo lavar una chaqueta o chaleco acolchado

¿Cómo lavar una chaqueta o chaleco acolchado?

Las prendas acolchadas suelen venir rellenas de pluma sintética, son muy calientes y no pesan, lo que las hace muy cómodas para trabajar a la intemperie o en espacios muy fríos.

Al estar rellena de fibra sintética no hay ningún problema en meterlas en la lavadora.

Si es posible lavar la prenda sola mejor. Un truco es añadir unas pelotitas pequeñas, como por ejemplo las de tenis o pádel, ya que gracias a ellas se favorecerá que las fibras que forman el relleno se laven en profundidad. Habrá que hacerlo con un ciclo de lavado en frío y con un  detergente no agresivo.

Antes de lavar nuestro chaleco acolchado, lo primero es cerrar bien las cremalleras y si tiene botones abrocharlos todos. Luego le daremos la vuelta para que quede del revés, y ya podremos meterlo en la lavadora.

Para secarlo, se puede meter en secadora pero en el programa más suave. Si no tenemos secadora lo mejor es secar el chaleco acolchado al aire sin que le dé el sol directo. Colocaremos la prenda en una superficie horizontal, intentando recolocar las fibras igual por toda la chaqueta.

Las prendas acolchadas no deben ser colgadas en una percha o cuerda durante el secado, esto se hace para evitar que las fibras de relleno, por la ley de la gravedad, se queden todas en la parte de abajo. Cuando esté perfectamente seca ya podemos guardar nuestra chaqueta o chaleco acolchado.

Las prendas acolchadas deben guardarse colgadas y sin ponerles nada de peso encima. Si le colocamos un peso encima, el aire existente entre las fibras saldrá y podrían perder parte del aislante.

En cualquier caso lavarlas lo menos posible, porque se deterioran bastante.

chaleco-multibolsillos-acolchadochaqueta-mangas-desmontables-miracle

Te puede interesar leer:

Cómo lavar la ropa personalizada 

Quitar manchas comunes de la ropa 

¿Qué son los EPIS?